Los costos indirectos son aquellos que afectan el proceso de producción de uno o más productos dentro de un empresa y que por su naturaleza no pueden medirse, asignarse ni contemplarse directamente (y exactamente) dentro del presupuesto a una determinada etapa productiva del producto. Por el contrario, se tiene que asumir un criterio general de asignación. Es decir, son gastos compartidos.

¿Por qué son importantes los costos indirectos?

Tener identificados los costos indirectos de una empresa es fundamental porque:

  • Sirven para crear un criterio de asignación de recursos dependiendo de la relevancia que tienen en cada una de las etapas de producción.
  • Son unos de los elementos principales para asignar el precio del producto o servicio. Si no se tienen en cuenta los costos indirectos, probablemente se asignará un precio final inferior; es decir, el producto o servicio se venderá más barato de lo que cuesta producirlo.
  • Reconocer los costos indirectos permiten analizar cuáles son los gastos que no influyen en el proceso de producción y que representan una merma de recursos para la empresa.

Costos directos vs costos indirectos

Como ya se ha explicado con anterioridad, los costos indirectos son aquellos que no pueden asignarse a una etapa del proceso de producción en específico; entonces, los costos directos son todo lo contrario: por su naturaleza son atribuibles a un proceso en específico de producción.

¿Cómo calcular los costos indirectos?

Para calcular los costos indirectos se tiene que seguir la siguiente fórmula:

Costo indirecto: Costos generales de fabricación totales + Costos generales administrativos totales

La fórmula se puede realizar de la siguiente manera:

Paso #1: Determinar los costos que son indirectos por la naturaleza de su fabricación (o en el caso de ser servicio por su entrega). En esta etapa se suman los costos de insumos como gastos generales de fabricación totales.

Paso #2: Calcular los costos administrativos y generales que no se pueden identificar como propios de la fabricación del producto. Una vez que se tengan calculados todos estos costos se sumarán para conseguir los gastos generales administrativos totales.

Paso #3: Se suman tanto los gastos generales de fabricación totales como los gastos generales administrativos totales para dar como resultado los costos indirectos de producción.

Ejemplos de costos indirectos

Entre los ejemplos más frecuentes de costos indirectos están:

  • Salarios de los empleados y personal administrativo
  • Pago de servicios de energía eléctrica, agua potable, etc.
  • La renta del local donde se realiza la producción y/o las oficinas centrales.
  • Utilidades para pago de socios.

¿Cómo reducir los costos indirectos?

La mejor manera de reducir los costos indirectos es identificándolos pues si no se sabe cuáles son no se pueden generar estrategias para reducirlos. La realidad es que los costos indirectos son muy variados y el reducirlos requiere de estrategias en particular.

Por ejemplo, se puede reducir el pago de factura de energía eléctrica con paneles solares, se puede reorientar gastos de salarios con ayuda de herramientas de internet para suplir tareas repetitivas, etc.

También buscado con
Califica este artículo sobre "Costos indirectos "

Opinión de los usuarios: 0 / 5 (0)

Nuevo

Pruebe SendPulse hoy mismo gratis

Si está interesado en "¿Qué son los costos indirectos: Guía", podría estar interesado en nuestro servicio de correo electrónico masivo.