Los nuevos impuestos sobre eCommerce ¿Qué debo saber y cómo hacerles frente?

El 1 de junio de 2020 entraron en vigor los nuevos impuestos sobre comercio electrónico en México, convirtiendo a ese país en uno de los primeros en Latinoamérica en gravar y regular la actividad económica bajo esta modalidad. 

De acuerdo con medios nacionales como El Economista, el comercio electrónico en México representó el 5 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) del país durante 2018, con una tendencia a subir en los próximos años. Esta tendencia se ha visto impulsada en 2020 por la crisis del COVID-19 y las medidas de aislamiento social que obligaron a muchas empresas a cerrar sus tiendas físicas y mantenerse únicamente a través del eCommerce. 

Imagen por freepik.com 

Pero, ¿en qué consiste el nuevo esquema de recaudación de impuestos? 

El nuevo esquema de recaudación fiscal se centra en dos gravámenes: el Impuesto sobre Valor Agregado (IVA) y el Impuesto sobre la Renta (ISR). 

De acuerdo con Forbes, este marco va dirigido a 4 modelo de negocios de eCommerce: 

  1. Servicios de Streaming o descarga de imágenes, textos, información, videos, música, juegos, etc. En esta categoría se encuentran, Apple Music, Spotify, Netflix, etc. 
  2. Empresas dedicadas al Marketing de Afiliados o que funcionen como intermediarios entre terceros para la comercialización de productos o servicios. En este tipo de empresa están: Amazon, Uber, Rappi, eBay, Mercado Libre, etc. 
  3. Clubes en línea y páginas de citas. Por ejemplo, Tinder, Bumble, Match, etc.
  4. Servicios de educación. En este modelo de negocio entran los infoproductores de cursos y las grandes plataformas como Coursera, etc. 

Se estima que estos impuestos dejen al gobierno mexicano una recaudación superior a los 4 mil 394 millones de pesos. 

¿Qué es el IVA y el ISR? 

El Impuesto al Valor Agregado o IVA es un gravamen indirecto a la adquisición de bienes y servicios considerados como no esenciales por las autoridades fiscales de México. Este impuesto se encuentra tasado en 16% para todo el país con excepción de la zona fronteriza que es del 8%. Por ejemplo, si un producto cuesta 50 pesos, el IVA sería de 8 pesos, así que el costo final para el consumidor sería de 58 pesos. 

Por otro lado, el ISR o el Impuesto sobre la Renta es una retención por los ingresos que tienen las personas o las empresas. El porcentaje de retención varía dependiendo del tipo de persona o del régimen fiscal en dónde se encuentre. Las empresas (personas morales) tienen una retención del 30% de sus ingresos. 

Para que entiendas un poco mejor sobre todo este tema de impuestos, aquí abajo te dejo un video muy explicativo sobre el tema que te ayudará un montón a darte claridad. 

¿Cómo me afecta a como emprendedor? 

Supongamos que para tener más ingresos decides comenzar a vender por internet cursos en línea para personas que quieren aprender a reparar sus celulares paso a paso. Este curso que estás vendiendo por internet es un infoproducto. 

El precio de tu infoproducto es de 600 pesos, pero ahora que tienes que pagar IVA, el precio del producto sería de 696 pesos. Este incremento de 96 pesos puede afectar tu negocio con una reducción al consumo de estos productos porque el prospecto o cliente considerará tu producto como más caro o elevado y eso detendrá su adquisición. 

Si seguimos en este mismo ejemplo, imagina que al mes vendes 10 cursos de 600 pesos, tus ganancias brutas serían de 6 mil pesos, pero si le restamos el 30% de ISR, es decir, 1,800 pesos, tus ingresos serían de 4 mil 200 pesos menos los costos fijos de tu negocio (internet, plataforma de curso, procesador de pagos, etc.). 

Si hay más impuestos, el consumo disminuye y esto se ve reflejado en los ingresos de tu empresa. 

 Imagen por freepik.com

 

¿Cómo puedo hacerles frente? 

No dejes que el consumidor pague todos los impuestos

Tienes que decidir quién pagará los impuestos, el consumidor o tú como empresa. Si decides que el consumidor pague los impuestos, es probable que el número de personas que adquiere tu producto o servicio disminuya notablemente. 

Por el contrario, si tú como emprendedor o empresario decides hacerse cargo de los impuestos, tú consumo quedará igual (incluso podría incrementar) pero tus ganancias se reducirían notablemente. 

Lo más recomendable es generar un esquema en el que el precio de tu producto o servicio se incremente ligeramente para que el impuesto se pague entre empresario y consumidor y esto no afecta la demanda de tu producto. 

Te pongo un ejemplo: si vendes a través de Mercado Libre, joyería a 200 pesos, en lugar de incrementar el precio a 232 pesos, puedes incrementarlo a 216 pesos y tú como empresa pagar el otro 8% del IVA para que no afecte el consumo. Es vender más barato, pero a mayor volumen. 

Reduce tus costos fijos y de operación 

Ahora es buen momento para replantearse los costos fijos de tu empresa y saber en qué estás gastando y qué cosas o servicios se pueden reducir. 

Por ejemplo, es muy probable que estés pagando más de de 100 mil pesos en un anuncio espectacular para una estrategia de marketing, pero, ¿por qué gastar 100 mil pesos en una estrategia de marketing de impacto directo cuando puedes implementar una estrategia de marketing digital? Una estrategia a través de internet es mucho más barata que una estrategia de marketing tradicional es medible y es escalable. 

Ahora, si ya estás implementando una estrategia de marketing digital, es tiempo de replantearte si las herramientas que estás utilizando son la mejor opción para tu negocio. Por ejemplo, un sistema de automatización de correos electrónicos puede significar un gasto fijo mensual de 50 USD como mínimo, pero si buscas otras opciones podrás encontrar planes de pago como los de SendPulse de hasta 8 USD mensuales con las mismas características (o hasta más) y que han demostrado tener una excelente calidad. 

Es momento de sacar un nuevo producto 

Crea un producto más barato y accesible para las personas. Ten en cuenta que el aumento del precio de tus productos ya existentes desmotivará el consumo de esos productos, así que no tengas miedo en crear un producto más barato. Aplica la regla de “vender en volumen” (producto de menor precio a mayor volumen de ventas) y con eso podrás contrarrestar las posibles afectaciones que te hayan traído estos nuevos impuestos. 

 Imagen por freepik.com 

Finalmente, dependiendo de cómo afrontes el alza de los impuestos será la manera en la que las afectaciones le “peguen” a tu empresa. No dudes en reorientar gastos hacia otros rubros más importantes. 

Eso sí, si vas a reorientar gastos, asegúrate que no afecten a tus empleados. Recuerda que tu capital humano es la mejor publicidad que puedes tener, así que evita afectarlos en lo más posible. 

Ojalá este artículo te haya traído un poco más de claridad sobre la dirección que está tomando tu negocio, sobre todo en estos tiempos, y recuerda que puedes poner en la sección de comentarios qué te pareció el blog y si tienes alguna duda al respecto. También recuerda poner sobre qué tema te gustaría que habláramos para la próxima semana. 

[Всего: 0   Средний:  0/5]

15,000 correos gratis cada mes.