Diseño de Ofertas: Cómo ponerle precio en USD a mis productos

El precio del dólar se ha caracterizado por ser muy fluctuante con respecto a monedas de países latinoamericanos como México, Colombia y Brasil. Sin embargo, a pesar de la variación que existe en los precios del dólar como consecuencia de los diversos eventos que pasen en el mundo (como pandemias, caídas en las bolsas de valores internacionales, cambio de gobiernos, etc.), la realidad es que siempre ha sido más rentable que vender en la moneda local. 

Foto por Freepik.com 

Pero ten en cuenta, no cualquier producto o servicio puede comercializarse en dólares. Existen varios factores que deben considerarse antes de ponerle el precio de tu producto o servicio como: 

Tu segmento de mercado. Debes saber a quién le vas a vender, no puedes establecer precios en dólares cuando tu producto está dirigido a un segmento de mercado que tiene ingresos mínimos. Por ejemplo, un restaurante de comida rápida localizado en un mercado o centro comercial no pondrá los precios en dólares porque sería muy difícil hacer la transacción en el momento. 

Tu plaza. ¿Dónde venderás tu producto o servicio? No es lo mismo vender en un centro comercial dentro de la ciudad que vender en un aeropuerto. Las personas que llegan a un centro comercial dentro de la ciudad tienen una mentalidad distinta que una persona que está en el aeropuerto. Las personas que están en un aeropuerto ya van pensando que los precios se pueden encontrar en dólares. 

Producto para exportar. Este concepto va muy relacionado con el anterior, si nuestro producto tiene como finalidad ser exportado a otro país, es lógico que el precio de tu producto debe estar en una moneda de referencia internacional como el dólar. 

Insumos. Si tu materia prima o insumos para producir están tasados en dólares o lo compras en dólares, lo más recomendable es que tu precio esté en dólares, porque la fluctuación puede generar pérdidas o provocar que el precio de tu producto o servicio también fluctúa y eso provoca una imagen negativa de tu empresa frente a tu cliente o consumidor. 

Ventas por internet. Tienes que analizar si venderás tu producto o servicio por internet y tu estrategia de marketing digital está orientada a varios países, si ese es el caso, lo más recomendable es establecer el precio de tu producto o servicio en dólares o en una moneda internacional de referencia (Euros, Yenes, etc.).

Existen otros factores para poder determinar si tu empresa necesita tener un producto o servicio como tu estrategia de marketing digital, situación política y económica del país de origen de tu empresa, etc. 

Venta de productos en dólares de Vilma Núñez

Ahora, una vez que ya determinaste si tu producto o servicio se puede comercializar en dólares falta establecer el precio de tu producto o servicio. 

Cómo establecer el precio de tu producto o servicio

Para establecer el precio de tu producto tienes que seguir la fórmula mágica para establecer el precio de cualquier producto o servicio: 

Precio = Costo * (100 / 100 – Rentabilidad)

Para sacar el costo de tu producto o servicio debes tener en cuenta todos los costos fijos y los costos variables que se tienen al momento de crear tu producto o servicio. En esta parte tienes que analizar: 

  • El costo de los servicios: la energía eléctrica, el internet, agua, etc. 
  • El costo de la renta del lugar de tus operaciones (aunque sea en tu propia casa tienes que tener un costo aproximado e incluirlo dentro de tus costos). 
  • Cuánto vas a pagar de impuestos: tienes que determinar qué tipos de impuestos vas a pagar si son mensuales o anuales, y lo tienes que contemplar dentro de tus costos. El error de muchos emprendedores es no contemplar los impuestos como un costo y no tomar este concepto dentro de sus presupuestos. Muchos países tienen incentivos y condonaciones de impuestos durante los primeros años, pero a pesar de esto debes de mantenerlo presente al momento de establecer el precio. 
  • El costo de los insumos si comercializamos un producto o servicio es súper importante, tienes que además tomar como base el precio mayor de todos los insumos. Por ejemplo, si para crear una libreta, necesitas papel, vas a considerar el precio del papel más caro ya que esto hará que producto pueda mantener su precio a pesar de otros factores como la inflación o la variación del tipo de cambio.
  • Los gastos logísticos en llevar tu producto o servicio al consumidor. Muchas personas que venden servicio suelen omitir este costo, pero, por el contrario se tiene que establecer el costo de lo que conlleva llevar el servicio hacia el consumidor como gasolina o costos de mantenimiento de automóvil, entre otros. 
  • El costo del capital humano, si vas a contratar a personas que te ayuden a producir tu producto o que lleven tu estrategia de marketing tienes que considerar sus sueldos y prestaciones como costo fijo de tu producto o servicio.

Ahora, una vez que tengas presente cuanto te cuesta producir o realizar tu servicio, tienes que considerar cuál es el margen de ganancia que quieres obtener. Lo primero que debes de saber es que no puedes obtener un margen del 100 por ciento. Tiene que ser un margen que pueda ayudarte a generar cierta utilidad para reinvertir en un futuro y también que no sea muy excesiva para que el cliente no considere que está pagando de más por el producto o servicio. 

Si vas a querer tener un margen de ganancia superior, tienes que crear una estrategia de comercialización que se adecue al segmento de “servicios de alta gamo o lujo”.  Para ello puedes realizar una campaña de email-marketing para adoctrinar a los Leads acerca de tu producto o servicio y las razones por las cuales tiene un precio muy elevado. Recuerda que para realizar estas campañas necesitas una automatización de marketing como las de SendPulse, así que no se te pase checar los precios. 

Como truco, puede “aumentar” el precio de tu producto para luego hacer un “descuento” y que el comprador sienta que se está ahorrando unos pesos o dólares. 

Ahora te pondré un ejemplo. Supongamos que vendes libretas y el costo para hacerlo es de 100 pesos y quieres tener un margen de ganancias del 50 por ciento: 

Precio = 100 * (100 / 100 – 50)

Precio = 100 * (100 / 50)

Precio = 100 * (2)

Precio = 200 pesos

Ahora, toca convertir esta cantidad, para ello, tienes que analizar a tus competidores en el mercado de precios en dólares y tasar el precio del dólar para tu producto. Para eso debes revisar el precio promedio del dólar durante un año. Si suponemos que fue de 20 pesos por 1 USD, entonces dividimos 200/20 = 10 USD. 

Es importante que cuando hagas la conversión lo hagas con el tipo de cambio promedio para que los presupuestos que realices sean lo más reales posibles.

Imagen por Freepik.com

Eso es todo por este artículo. Cuéntame qué te pareció y dime si has estado considerando todos estos factores al momento de establecer tus precios. 

[Total: 0   Promedio: 0/5]

15,000 correos gratis cada mes.