5 consejos para llevar un control de las finanzas de tu PyME

Llevar un control financiero suele ser una tarea un poco difícil para muchos emprendedores y hasta para dueños de PyMEs que ya llevan años en el mundo de los negocios. Por eso, en esta ocasión queremos darte 5 consejos que te ayudarán a tener todo perfectamente ordenado en lo relativo al flujo de capital dentro de tu empresa. 

Recuerda que, si una empresa tiene finanzas sanas, puede crecer, y en un futuro convertirse en una empresa de tamaño grande y hasta llegar a convertirse en una multinacional. 

Imagen por freepik.es

Un buen control financiero puede ser la diferencia entre que tu empresa sobreviva o no, así que presta mucha atención: 

Define tu propio salario 

Tal vez el error más común (y más grave) que suelen cometer los emprendedores y dueños de PyMEs es el combinar las finanzas personales con las de la empresa. 

Y es que resulta muy común escuchar que se pagaron gastos cotidianos como el supermercado de la tarjeta empresarial o directamente de los ingresos líquidos de la empresa. El problema de realizar esta práctica es que se genera un descontrol del presupuesto del negocio y suele perderse el rastro de las entradas y salidas del capital. 

Al no tener un control de los ingresos y egresos de la empresa, resulta más difícil poder acceder a créditos financieros ya que las instituciones de este giro suelen pedir como requisito, los estados contables y financieros de la empresa y con cuentas mezcladas resulta casi imposible realizarlos de manera correcta.  

Para evitar esto, lo más recomendable es asignarte tu propio salario dentro de la empresa. Eso sí, a pesar de que tú seas el dueño de la empresa, no puedes tocar nada del capital que no esté contemplado dentro de tu salario.  Es importante que tus gastos se presupuesten en relación con el salario asignado y por nada del mundo contemples los ingresos totales de tu empresa como ganancia personal. Recuerda que de los ingresos debe salir el capital para reinvertir en la empresa y hacerla más rentable. 

Imagen por freepik.es

Reorienta gastos 

Muchos dueños de pequeñas y medianas empresas están enamorados del estilo de vida del emprendimiento o de los negocios, entonces, suelen tomar sus decisiones financieras en relación con lo que hacen otros empresarios que ya han tenido éxito. El error de esta acción está en que los gastos de cada empresa son completamente diferentes y dependen de muchos factores como el número de empleados, el giro, el mercado, los ingresos, etc. 

Principalmente las PyMEs suelen gastar en herramientas que no son útiles y que son demasiado costosas y poco eficientes porque no se han dado la tarea de investigar qué herramientas son las mejores para su negocio con sus características particulares. 

Una empresa pequeña puede estar pagando al mes hasta 1,200 USD (más de 20 mil pesos mexicanos) por una automatización de marketing en la que solo tiene 1,000 contactos, cuando en el mercado existen alternativas que por un precio menor te permiten tener las mismas características e inclusive más y con un porcentaje de exclusividad mayor. Por ejemplo, SendPulse por 8 USD al mes puedes mandar correos a una lista de 1,000 contactos, y sin comprometer la calidad del servicio ya que cuenta con miles de testimonios que avalan su efectividad. 

Lo importante con este ejemplo es que se pueda tener un control más preciso de tus gastos simplemente reorientando el presupuesto a través de un análisis costo-beneficio y no por querer parecerte a otro empresario. 

Control de créditos 

El crédito suele ser visto como algo negativo ya que implica un pasivo dentro de la contabilidad de la empresa. Sin embargo, los créditos son una oportunidad de crecimiento si se destinan a inversiones con alto rango de ganancias. 

Durante la gestión de tu empresa, lo más seguro es que te encontrarás en una o varias situaciones en las que tendrás que solicitar un crédito, ya sea para aumentar la capacidad productiva de la empresa o para resolver alguna contingencia (como la del COVID-19). 

Antes de solicitar un crédito es necesario saber para qué se va a destinar y contemplarlo en la estrategia financiera para evitar contraer una deuda negativa que solo genere pasivos y no tenga una oportunidad real de inversión. Por ello, si decides pedir un préstamo considera aspectos cómo: que el monto de crédito no sea mayor al 30 % de las utilidades de tu empresa, los plazos, y la tasa de interés. 

Las ventajas del control de créditos son: el aumento de las ventas y la producción, disminución de los costos unitarios; y ampliación a nuevos mercados. 

Cuidado con Hacienda (los impuestos) 

Sí, los impuestos son uno de los miedos más grandes para los emprendedores y los dueños de las PyMEs y pueden ser un auténtico dolor de cabeza. Pero son determinantes dentro de las finanzas de tu empresa ya que forman parte de los costos fijos de su operación. 

En México, por ejemplo, situaciones como no emitir el CFDI (Comprobante Fiscal Digital por Internet) en las facturas puede costarte una multa superior a los 85 mil pesos; es decir, unos 3,900 USD aproximadamente. 

Y es que una multa puede comprometer la estabilidad financiera de tu empresa, sobre todo si no cuentas con un fondo de contingencia para contrarrestar un evento de este tipo. Así que lo mejor es poner en orden todas tus obligaciones fiscales y evitar tener problemas con la institución recaudadora del lugar en donde vivas. Además, recuerda poner el pago de impuestos dentro de tus presupuestos. 

Aprende a ahorrar y reinvertir 

El ahorro no es solo juntar los sobrantes de tus utilidades, va más allá de eso, y es una práctica que debe de realizarse sí o sí dentro de la empresa. 

Siendo más técnicos, el ahorro significa “guardar de manera voluntaria un porcentaje de tus ingresos para el futuro”. Expertos consideran que como mínimo se debería ahorrar al mes un 10% de nuestros ingresos.  Así que contempla ese porcentaje dentro de tu presupuesto mensual para evitar quedarte sin ahorros. 

Ahora, una vez que tengas un capital suficientemente alto, puedes utilizar el dinero para reinvertirlo dentro de la empresa y poder ampliar la capacidad productiva de la misma. Una inversión correctamente orientada puede hacer que tu empresa crezca y alcance nuevos mercados, así como acelerar e incrementar su productividad. 

 Imagen por freepik.es

Y estos son los 5 consejos de este artículo. Es importante que los implementes ahora mismo si quieres ver resultados en tu empresa. 

El lado financiero de una empresa muchas veces es el más descuidado ya que los emprendedores y dueños de PyMEs conocen poco o incluso no conocen nada de esa parte de la empresa; sin embargo, se olvidan de que es la parte más importante y que la esperanza de vida del negocio va en relación con la salud financiera del mismo. 

Precisamente, por la falta de conocimiento del área financiera es que la esperanza de vida de las empresas no supera los 10 años en los países de Latinoamérica. Recuerda que si no te sientes con confianza de controlar las finanzas de tu empresa, puedes contratar a un experto que te oriente en estos temas. 

Dicho esto, también te recuerdo que puedes dejar tu opinión del artículo y sugerencias para otros blogs dentro de la sección de comentarios. 

[Total: 0   Promedio: 0/5]

15,000 correos gratis cada mes.